La estrategia que repara - Gestión del riesgo con opciones

 Edición Marzo Revista Traders 



El autor presenta en este artículo una estrategia con opciones para traders avanzados para “reparar” las posiciones que estén en negativo. Con esta estrategia usted podrá limitar sus pérdidas mejorando su precio medio de entrada, sin aumentar su riesgo o el capital invertido.

Conceptos básicos

Cuando una posición esté en negativo, nos preguntaremos qué hacer con ella. En ese momento, muchas estrategias y libros de texto le indicarán que lo mejor es limitar su pérdida con antelación colocando un stop de pérdidas. Una alternativa más especulativa es la de reducir el precio medio de la entrada aumentando su posición. Sin embargo, aumentará el riesgo de la pérdida potencial y también necesitará más capital o margen adicional. La estrategia que presentamos a continuación fue diseñada para evitar el segundo problema. La solución se basa en el uso de opciones. La compra simultánea de opciones “en el dinero” y la venta de opciones “fuera del dinero” crearán una posición que no requiere ningún gasto adicional ni tampoco la apertura de opciones al descubierto.

Ejemplo 1: Reparar una posición larga

Imagine que compra 500 acciones de "Sample Company Inc" a un precio de 95€ cada una. Después de algún tiempo las acciones cotizan sólo a 85 €. Sin embargo, usted sigue esperando que el precio aumente en el plazo medio. Entonces, en lugar de reducir el precio medio de entrada invirtiendo más capital en la compra de acciones adicionales, procederemos de la siguiente manera. Compre 5 contratos de opciones de compra (equivalente a 500 acciones) de "Sample Company Inc" a un precio de ejercicio de 85€ (en el dinero) y con un periodo de vencimiento de alrededor de 100 días, por ejemplo a 5€. Al mismo tiempo, venda 10 contratos de opciones de compra (equivalentes a 1.000 acciones) de "Sample Company Inc" a un precio de ejercicio de 90€ (fuera del dinero) y con el mismo periodo hasta vencimiento, por ejemplo a un precio de 2,50€. Como resultado, usted no ha invertido ningún capital adicional (excepto tasas). La compra de las 5 opciones de compra a un precio de ejercicio de 85€, se ha financiado con la venta de las 10 opciones de venta a un precio de ejercicio más alto, 90€. Ahora se podría preguntar si la operación compuesta equivaldría a la venta de 5 opciones de compra al descubierto al precio de 90€. La verdad es que no. Mientras que la mitad está cubierta por las 5 opciones de compra a 85€, la otra mitad está cubierta por la posición de las acciones ya que todavía tiene las 500 acciones de “Sample Company Inc” que equivalen a 5 contratos.


Ahora se pueden dar varios escenarios (Tabla 1). En el caso en el que el precio de las acciones siga cayendo, la situación sería exactamente la misma que si continuase con su posición original. Esto se debe a que las opciones de venta a 90€ no se ejercerán y los 85€ de las opciones de compra que usted había comprado expirarán sin valor; entonces, como resultado, sólo se vería afectado por el movimiento de las acciones. Si el precio de las acciones subiera, tendríamos que distinguir entre dos escenarios. Que los precios subiesen como máximo hasta 90€ es decir, no más alto que el precio de ejercicio de 90€ de las opciones de compra vendidas. La estrategia conlleva la reducción del precio medio de entrada de 90€, que es similar a lo que ocurre en el caso en el que aumentemos la posición de acciones. Las opciones de compra adquiridas por usted a 85€ le darían derecho a comprar otras 500 acciones a 85€, aunque ya estén cotizando a 90€. Mientras que cuando el precio se eleve más allá del precio de ejercicio de las opciones de compra suscritas, es decir, por encima de 90€, la estrategia seguirá reduciendo el precio de la posición, sin embargo impedirá las ganancias por encima del precio de ejercicio de las opciones de compra subscritas. En tales casos, la estrategia equivale efectivamente a un límite superior. Sin embargo, si usted quiere mantener las acciones más allá del vencimiento de las opciones, se recomienda liquidar las opciones poco antes de su vencimiento, con lo cual usted evitará tener que dar sus acciones al comprador de las opciones de compra subscritas.


Ejemplo 2: Reparar una posición corta

Como ejemplo de una posición corta, imagine que vende 500 acciones de “Sample Company Inc” a un precio de 95€ con la esperanza de beneficiarse de la caída de precios. Sin embargo, después de algún tiempo, el precio se va hasta los 105€. Aun así, usted mantiene su idea inicial esperando a que los precios bajen a mediano plazo. Al igual que en el caso de una posición larga, sería posible mejorar su precio medio de entrada aumentando su posición. Sin embargo, debido al riesgo teórico de pérdidas ilimitadas de una posición corta, dicho enfoque sería muy arriesgado. Emplear una estrategia para reparar la posición podría ser una alternativa razonable. Sin embargo, a diferencia del ejemplo a largo, esta estrategia no será implementada con la compra y venta de opciones de compra simultánea. En cambio, adquiriremos 5 contratos de venta de la “Sample Company Inc” a un precio de ejercicio de 105€ (en el dinero), con 100 días aproximadamente hasta vencimiento y se venderán 10 contratos de venta con un precio de ejercicio de 100€ (fuera del dinero) y un tiempo residual idéntico hasta el vencimiento. Una vez más, la venta de las opciones de venta fuera del dinero a 100€ financiará la compra de las opciones de venta en el dinero a 105€ y la mitad de su posición corta volverá a estar cubierta por las opciones compradas y la otra mitad por la posición corta existente en acciones.

Los diversos escenarios que son imaginables después de abrir esta posición de reparación se muestran en la Tabla 2. Nota: En caso de que el precio de las acciones de “Sample Company Inc” sigan aumentando, la situación se vería como si mantuviésemos la posición original ya que no ejerceríamos las opciones vendidas y las opciones compradas expirarían sin valor.

En el caso en que los precios de las acciones caigan también debe hacerse una distinción mediante dos escenarios. Si el precio cae hasta un máximo de 100€, es decir, no inferior al precio de ejercicio de los 100€ de las opciones de venta vendidas, la estrategia dará lugar a un aumento promedio de los ingresos provenientes de la venta a corto, que es similar a ampliar la posición de acciones a corto. Lo que está pasando es que las opciones de compra adquiridas darían derecho a vender otras 500 acciones a 105€, aunque éstas últimas se negocien sólo a 100€. Mientras que en el caso de una caída de precios por debajo del precio de ejercicio de las opciones de venta emitidas, es decir, a menos de 100€, la estrategia seguirá mejorando la posición corta en acciones, aunque impidiendo ganancias por debajo del precio de vencimiento a 100€ de las opciones de venta vendidas. Una vez más, la estrategia actúa como un límite superior. Sin embargo, si usted quiere aferrarse a la posición corta inicial que tenía en acciones más allá de la fecha de vencimiento de las opciones, es recomendable liquidar las posiciones en opciones poco antes de su vencimiento para que no tenga que comprar las acciones del comprador de sus opciones vendidas.




Característica especial de los activos subyacentes volátiles

En los activos subyacentes altamente volátiles usted puede ganar usando esta estrategia al reducir el precio medio de entrada, pero también a través de las opciones vendidas puede lograr un beneficio que puede servir como un amortiguador de las pérdidas teóricas de la posición subyacente. Así que si tiene un superávit por parte de las opciones vendidas a corto después de deducir el coste de las opciones compradas, podría compensar parte de las pérdidas del patrimonio ocasionadas por la posición.

Conclusión

El número de opciones adquiridas siempre debe coincidir con el tamaño de la posición existente. Así que si usted posee 500 acciones, como hemos visto en el ejemplo, y 1 contrato se corresponde con 100 acciones, usted tendría que comprar 5 contratos. Al mismo tiempo, tendría que buscar opciones fuera del dinero con un precio a vencimiento de al menos la mitad del precio de compra de las opciones. A continuación, venderá el doble de estas opciones compradas en el dinero. Así casi compensará el coste (incluyendo tasas) de las opciones compradas o incluso logrará un pequeño superávit.
Como su nombre indica, la "estrategia de reparación" se utiliza para limitar las pérdidas. Esto se logra mediante un desplazamiento hacia adelante del punto de equilibrio mejorando el precio medio de entrada. En contraste con un aumento de la posición en acciones, con opciones se consigue sin aumentar su nivel riesgo ni capital. Sin embargo, esta ventaja tiene un precio: no se percibirán beneficios. El mejor resultado que un trader puede lograr utilizando esta estrategia suele ser una compensación de las pérdidas acumuladas. Sin embargo, puede tratar de cerrar las posiciones de las opciones antes de ejercerlas y así seguir con la posición original (a corto) en acciones.



Comentarios

Entradas populares de este blog

AULA DE FORMACIÓN PERMANENTE. Próximos cursos presenciales de bolsa

Cuadruple y Quíntuple Media Exponencial - Métodos para tratar de mejorar las prestaciones de la media exponencial

Cursos online gratuitos