Análisis del Range Expansion Index

 Edición Abril Revista Traders 


El Market-Timing es una estrategia en la que las predicciones de los futuros movimientos de los activos financieros determinan la toma de decisiones. Estas predicciones se apoyan en el uso de datos fundamentales, o en el análisis técnico o bien en una combinación de ambos. Desde el punto de vista del análisis técnico, lo que se pretende es detectar los puntos de resistencia y soporte relevantes a fin de esperar al momento oportuno para dar entrada. Este es el principal objetivo del Range Expansion Index, el cual vamos a analizar a continuación.

Acerca de Tom DeMark,creador del Range Expansion Index.

Antes de empezar, comentaremos que Tom DeMark es considerado uno de los más influyentes autores dentro del mundo del análisis financiero.
Nacido en 1947, se graduó en Derecho y Administración de Empresas e inició su carrera en el mundo financiero a principios de los 70 como analista fundamental en la compañía National Investments Services. DeMark demostró grandes dotes, lo que le llevó en 1978 a crear dentro de la compañía una división de consultoría en la que se gestionaban carteras basándose en sus estudios de markettiming.  Es tal el éxito de la filial, que consigue mejorar los resultados de la empresa principal, lo que le lleva en 1982 a independizarse, fundando su propia compañía de consultoría y asesoría en mercados financieros (llevando carteras de grandes compañías e inversores tales como Goldman Sachs o JP Morgan). Durante el periodo de los 80 obtiene grandes resultados, destacando el acierto de tomar señales de venta antes del crack del 87. Su éxito lo lleva en 1988 a ser captado por la poderosa empresa Tudor Investment Corporation, que lo nombra vicepresidente ejecutivo , creándole una filial a su medida llamada Tudor System Corporation, dedicada exclusivamente a  realizar trading siguiendo las ideas de DeMark.
No es hasta mediados de los 90 que DeMark hace público sus estudios e indicadores. De modo que en 1994 escribe su trabajo en el libro The New Science of Technical Trading así como diversos artículos en la revista Futures. Más adelante publicaría también el libro New Market Timig Techniques (John Wiley & Sons, 1995), así como DeMark on Day Trading Options (McGraw Hill, 1999), libro que escribió junto con su hijo Tom DeMark Jr, y donde encontramos, entre otras técnicas, el indicador Range Expansion Index, centro de interés para nuestro artículo.
En la actualidad, DeMark trabaja como asesor para SAC Capital Advisors.


El indicador Tom DeMark’s Range Expansion Index (TDREI).

El Range Expansion Index es un oscilador relativo que mide el ritmo de los cambios del precio, así como también ofrece señales de los estados de sobrecompra y sobreventa si el precio muestra debilidad o fuerza.
Como vemos por su definición, el funcionamiento del TDREI es similar al del RSI (Relative Strength Index), si bien supone una mejora respecto a éste puesto que su movimiento es menos agresivo cuando hay falta de tendencia e indica las señales sólo cuando los picos y valles son realmente relevantes.
El cálculo del indicador consiste en lo siguiente: primero, se extrae la diferencia entre los niveles extremos de una barra y los niveles extremos de la barra situada dos barras hacia atrás. Y segundo, se suman estas diferencias durante un periodo de tiempo estipulado (DeMark propone un periodo de 8 sesiones). Sólo se acumulan aquellas diferencias en las que la barra de referencia cumple una serie de requisitos. Por último, se obtiene el cociente entre el valor real de dicha suma y el valor absoluto de la misma suma multiplicado por cien. Para más detalles, pueden ver el código de programación del TDREI para Visual Chart 5 en éste mismo artículo.
El TDREI genera valores que pueden oscilar entre -100 y +100, aplicando la siguiente regla de señal: Cuando el indicador alcanza valores iguales o superiores a 60, avisa de una posible zona de sobrecompra. Cuando el indicador alcanza valores iguales o inferiores a -60, avisa de una posible zona de sobreventa.
En algunos artículos podemos encontrar situados los niveles de agotamiento en +/-45. Como siempre, el valor óptimo dependerá de cada inversor y a su vez del producto financiero sobre el que se opere.
En cuanto a las señales de trading, se puede aplicar la regla clásica de los osciladores: si el valor supera los 60 y luego cae, se pueden tomar posiciones cortas. Si el valor cae por debajo de -60 y luego sube, se pueden tomar posiciones largas. Como punto discordante a ésta regla, el auto advierte del peligro de las zonas de extrema sobrecompra o sobreventa. Por tanto, es recomendable no actuar cuando aparece una de estas zonas. Por ejemplo, si el TDREI alcanza los niveles extremos de +/-60, pero esta fase dura seis o más barras, debido a su duración, despreciamos dicho movimiento y esperamos al siguiente.
En el gráfico 1 vemos un ejemplo de ello. En el punto A, el indicador abandona la zona de sobreventa en menos de seis barras, lo que genera una señal de compra. La situación es similar en el punto B, donde tras estar muy pocas barras en sobrecompra, cae por debajo de +60 y genera una señal de venta. En el punto C observamos un caso de agotamiento extremo, ya que el indicador se sitúa bajo -60 durante diez barras. Despreciamos esta señal y esperamos al siguiente aviso. Con este ejemplo parece quedar en evidencia que las zonas de agotamiento de larga duración suelen ir asociadas a impulsos que se prolongan durante un tiempo indeterminado. En el caso opuesto, encontramos que los retornos rápidos parecen ir asociados a inminentes cambios de tendencia.
No obstante, se necesita del apoyo de otras herramientas de análisis para elaborar una estrategia de operativa óptima, ya que la información facilitada exclusivamente por el oscilador parece insuficiente para detectar momentos de poca volatilidad, tal y como se aprecia en las señales dadas a partir del punto D del gráfico 1. Si nos fijamos, los cambios de dirección son acertados, pero la falta de volatilidad provoca un movimiento casi plano, generando el conjunto de señales perdedoras.

Ejemplo de herramientas de apoyo para las señales del TDREI.

Hasta ahora sencillamente hemos hecho un repaso acerca de las características del indicador así como de la interpretación que se puede extraer del mismo. El siguiente paso a dar será proponer una combinación de herramientas que puedan servir para mejorar las señales de trading proporcionadas por el indicador de Tom DeMark.
La primera propuesta va a consistir en tratar de suavizar el movimiento del TDREI. Si bien no queremos sufrir demasiado retardo (propio de la aplicación de medias) para poder estar lo más cerca posible del punto óptimo de entrada (es decir, el supuesto extremo de la tendencia previa). Para ello, lo que haremos será aplicar una media muy ajustada al indicador. En concreto vamos a usar el indicador Triple Exponential Moving Average (TEMA). Esta media fue desarrollada por Patrick Mulloy y publicada en la revista Stock & Commodities. Utiliza los mismos principios de la media DEMA (Double Exponential Moving Average), si bien en este caso se trata de una ponderación entre los valores de la media exponencial, los de la doble y los de la triple, con el fin de garantizar el menor retraso posible.
La aplicación de la media nos va a permitir filtrar aquellas entradas en las zonas de agotamiento donde exista poca volatilidad, dicho de otro modo, aquellos movimientos que, debido a su debilidad, terminan siendo fallidos. Al aplicar la media TEMA, si dichos movimientos careciesen de la suficiente fuerza, no van a impulsar a la media hasta las zonas de sobrecompra y sobreventa, por lo que se despreciarían. Esta acción nos llevará a obtener un número más reducido de señales, con las ventajas e inconvenientes que esto pueda conllevar.
Pero no sólo eso: anteriormente hemos indicado que cuando el TDREI permanece durante periodos prolongados en zonas de agotamiento suele ser un indicio de que la tendencia previa permanece vigente. Este control es imprescindible, si bien en ocasiones, durante periodos  de distribución largos, aparecen cruces de sobrecompra o sobreventa válidos (es decir, que generan una señal) pero que igualmente terminan siendo vencidos por la fuerza dominante. Para estos casos, la aplicación de la media TEMA nuevamente servirá para despreciar dichas situaciones.
Podemos ver un ejemplo de ello en el gráfico 2, aplicado sobre el futuro del Azúcar diario. Si nos centramos en el movimiento bajista del punto A, podemos ver varios ataques alcistas que llevan al TDREI a generar señales de compra. Como las fuerzas bajistas mantienen el pulso, todas estas señales terminan siendo negativas. Veamos ahora qué ocurre cuando aplicamos la media TEMA sobre el indicador (línea roja gruesa). Primero, la señal del punto B se elimina debido a que permanece más de 6 barras bajo sobreventa. La siguiente señal (punto C), también queda descartada ya que, como vemos, la media no cae hasta sobreventa. En cambio la señal del punto D sí que se mantendría, siendo por tanto la primera señal fallida. Queda demostrado con esto que reducimos notoriamente el número de señales. También vemos que no siempre será a nuestro favor, puesto que este filtro hará desaparecer algunas señales ganadoras, como sucede en los puntos E y F (los cuales también quedarían descartados).
Un último apunte relativo a la media TEMA. Debido a que su movimiento es más relajado, es más probable que las fases en las que se sitúa en zonas de agotamiento se prolonguen en mayor medida de lo que lo hace el indicador base TDREI. Por tanto, puede ser aconsejable endurecer la regla del número de barras que determinan las zonas de extremo agotamiento (por ejemplo, aumentar de seis barras a ocho o nueve).
Puesto que el número de señales dadas se va a reducir tras la aplicación de la Triple Exponencial, sería interesante que aquellas que quedaran estuvieran asociadas a impulsos lo suficientemente fuertes como para mantenerse durante un periodo prolongado de tiempo. Esta consideración nos va a llevar a la segunda de las herramientas que vamos a proponer como apoyo al TD Range Expansion Index.
Con ésta segunda propuesta lo que buscamos es reducir aún más las señales dadas por el indicador, quedándonos sólo con aquellas en las que la dirección del precio confirme la aparición de un nuevo impulso. Es decir, que nos vamos a fijar en la pendiente de la recta de regresión formada por los últimos precios. Si ésta pendiente es favorable al nuevo movimiento, consideramos que la señal es fuerte y por tanto la damos por válida. Pero si la recta tiene poca pendiente o incluso si ésta aún mantiene la dirección anterior, entonces vamos a considerar que estas señales no son lo suficientemente fiables y las desestimaremos.
Obviamente, esta estrategia supondrá una importante pérdida de buenas oportunidades, ya que si nos ceñimos a la propia idea del market timing, lo normal es que el punto óptimo de posicionamiento se halle en zonas precisamente inmersas en periodos de incertidumbre o aún sumidas en la tendencia anterior… esto es cierto. Pero lo que buscamos precisamente con la aplicación de estos filtros es alejarnos de la idea original y aplicar un criterio más conservador, esto es, esperar a que el precio confirme la nueva tendencia. No obstante, cabe destacar que pese a ello, estamos aplicando herramientas basadas en los cambios sobre el propio precio, de modo que buscamos evitar los retardos propios de las medias u otro tipo de indicadores tendenciales.
Volviendo a la segunda propuesta, la herramienta que vamos a utilizar para detectar los cambios de pendiente es el indicador Porcentual Regression  Slope. Este indicador está disponible desde la página web de Visual Chart Group.  El indicador calcula el valor de la pendiente de la ecuación de regresión para un número determinado de barras. La versión porcentual, además, normaliza los resultados mediante la representación de las muestras en tasas porcentuales.
En lo que respecta a la estrategia TDREI, usaremos estas tasas porcentuales para establecer un criterio de satisfacción: Si la tasa arrojada supera un factor porcentual determinado, consideramos que el precio tiene dirección. Si además el signo de la tasa es favorable al movimiento detectado por el TDREI, entonces damos por buena la señal.
Un ejemplo de esta idea lo tenemos en el gráfico 3, sobre el futuro continuo diario del Platino. El punto A muestra un ejemplo claro de lo que se pretende: el TEMA da señal alcista, esperamos unas barras a que evolucione el precio. La pendiente lo confirma y por tanto se da por buena la señal. Los casos de los puntos B y C son similares. En el punto E observamos un caso en el que la señal aparece estando el movimiento ya debilitado. Para evitar estos casos, se podría optar por incorporar otros criterios de búsqueda, incluyendo algún indicador de fuerza.
La regla de desestimar las zonas de extremo agotamiento llevan a que la señal bajista del punto G se pierda. Seguidamente, se produce una fase de distribución descendente en el que encontramos dos señales alcistas (puntos H e I). En estos casos, el uso de la Pendiente de Regresión Porcentual es determinante, ya que informa claramente de que la dirección del precio sigue siendo bajista y de que dichas señales carecen de fuerza suficiente. De ahí que no veamos ninguna señal más hasta el punto K, momento en el que, ahora sí, la pendiente confirma el cambio de dirección alcista.

Conclusiones

A través de éste artículo hemos analizado una serie de señales de trading basadas en las ideas originales de DeMark. Gracias a autores como él, podemos en la actualidad avanzar en la investigación de nuevas técnicas de operativa. Por tanto, le dedicamos este artículo acabando con un consejo del propio DeMark para los inversores novatos: “Lee mucho y prueba muchas estrategias. No hagas trading hasta que hayas creado una técnica que pueda considerarse objetiva.” 







Comentarios

Entradas populares de este blog

AULA DE FORMACIÓN PERMANENTE. Próximos cursos presenciales de bolsa

PRÓXIMOS SEMINARIOS ONLINE

Cursos online gratuitos